Estatutos

DE LA FUNDACIÓN PRIVADA IMPULS

CAPÍTULO I. Denominación, naturaleza, duración, domicilio, ámbito de actuación y régimen jurídico


Articulo 1. Denominación, naturaleza y duración

La Fundación es una entidad sin ánimo de lucro que tiene el patrimonio, los rendimientos y los recursos obtenidos afectados de forma permanente a la realización de las finalidades de interés general previstas en estos estatutos. La fundación se denomina Fundación Privada Impuls.

La Fundación tiene vocación de permanencia y se constituye con duración indefinida, exceptuando en el supuesto que se dieran las causas de disolución que se especifican en el artículo 33 de estos estatutos, y dando a los bienes –en este caso- la destinación benéfica o benéfico-social que se considere mejor en aquel momento.


Artículo 2. Domicilio

El domicilio de la Fundación queda fijado en la ciudad de Barcelona, Paseo Manuel Girona, 73, bajos.


Artículo 3. Ámbito de actuación

La Fundación ejerce sus funciones mayoritariamente en Cataluña. No obstante, puede actuar en el resto del territorio del Estado español así como a escala internacional.


Artículo 4. Régimen jurídico

La Fundación tiene personalidad jurídica propia y goza de plena capacidad jurídica y de obrar por el otorgamiento de su carta fundacional en escritura pública y la inscripción en el Registro de Fundaciones de la Generalitat de Catalunya.

La Fundación se rige por las declaraciones contenidas en la carta fundacional, por las disposiciones legales que le son aplicadas, por las establecidas en estos estatutos y por los acuerdos que adopte el Patronato en el ejercicio de sus funciones.


CAPÍTULO II. Finalidades fundacionales y actividades


Artículo 5. Finalidades fundacionales

La Fundación, de interés general y carácter docente, tiene por objetivo principal asegurar la sostenibilidad de un modelo educativo:

  • Donde corresponde siempre a los padres la primera responsabilidad en la educación de sus hijos.
  • Donde los profesores conjuntamente con sus padres realizan la labor de educadores, ya que educación y orientación deben estar armónicamente unidos.
  • Qué actividades docentes y educativas se realizan de acuerdo con los fundamentos de la doctrina católica, con el mayor respeto a la libertad de las consciencias.
  • Que, respetando todos los modelos educativos, impulsa el derecho de la familia a escoger y promover la educación diferenciada.
  • Que aspira a ofrecer a los alumnos una educación completa y de calidad, inspirada en una concepción trascendente del hombre y de la vida.
  • Que ayuda a los alumnos a entender que el trabajo bien hecho es el medio ordinario para alcanzar el propio perfeccionamiento humano y espiritual, y para contribuir solidariamente a la mejora de la sociedad.
  • Que pretende que los alumnos aprendan a convivir con todo el mundo, con espíritu de tolerancia, respeto y cooperación.

Este objeto se concreta en los siguientes aspectos:

  • En facilitar que cualquier familia que se sienta identificada con el modelo educativo propuesto pueda acceder independientemente de su situación social, económica, raza o creencia.
  • En que el profesorado que se ha comprometido o se identifique con este modelo educativo cuente siempre con el apoyo necesario para desarrollarse como una persona con la vocación profesional de la educación de la infancia y los jóvenes, futuro de nuestra sociedad.
  • En que los proyectos educativos promovidos de acuerdo con este modelo cuenten con el apoyo económico necesario para llevarlos a cabo.
  • En que los proyectos de terceros, especialmente los provenientes de países en vías de desarrollo, que deseen fomentar y/o adoptar el modelo educativo que promueve la fundación pueda contar con el apoyo necesario.

Artículo 6. Actividades

Para la consecución de los fines fundacionales, la Fundación desarrolla las actividades que el Patronato considera necesarias directamente y/o en colaboración con otras entidades, instituciones o personas, de acuerdo con lo que establece la normativa sobre fundaciones. En concreto, con el fin de llevar a cabo la finalidad fundacional, la Fundación desarrolla, según su libre elección, las actividades que, sin ánimo exhaustivo, se enumeran a continuación:

  • Promover y financiar la construcción y mantenimiento de equipamientos docentes, culturales, deportivos, bibliotecas, laboratorios y otras instalaciones formativas ya sea directamente o mediante la colaboración con otras entidades.
  • Mantener relaciones y colaborar con centros educativos, formativos y culturales de todo el mundo, promoviendo conferencias, estudios, cursos, mesas redondas, congresos, jornadas y cualquier otra que tenga por conveniente, firmando los acuerdos necesarios.
  • Convocar concursos, premiar y publicar libros y trabajos.
  • Financiar, de manera total o parcial, películas, reportajes, y cualquier otro registro audiovisual, especialmente de carácter formativo, docente, cultural, divulgativo y de investigación.
  • Conceder toda clase de ayudas y préstamos a personas físicas (intelectuales, profesionales, estudiantes) para su formación, mejora e investigación y a instituciones formativas, docentes, culturales y sociales para el cumplimiento de sus finalidades.
  • Fomentar en sus actividades y a través de sus relaciones con terceros el conocimiento de la cultura y lengua catalanas fomentando el uso de la lengua que le es propia.
  • Colaborar y participar, directa o indirectamente, de forma minoritaria o mayoritaria, en entidades privadas de carácter no personalista y de responsabilidad limitada, qué finalidades y objetivos sean análogos o coadyuvantes de las finalidades y objeto de la fundación, cumpliendo en todo caso los requisitos legales.
  • Realizar todo tipo de operaciones económicas mobiliarias e inmobiliarias dirigidas al sostenimiento de la fundación.
  • Contribuir en proyectos de cooperación con países en vías de desarrollo.

Las actividades relacionadas con los fines fundacionales se deben llevar a cabo según las normas que las regulen específicamente, mediante la obtención, si hace falta, de los permisos o licencias pertinentes.


Artículo 7. Reglas básicas para la aplicación de los recursos en las finalidades

Las rentas y los otros ingresos anuales que obtenga la entidad se deben destinar al cumplimiento de los fines fundacionales dentro de los límites establecidos por la legislación vigente.

La Fundación puede realizar todo tipo de actividad económica, actas, contratos, operaciones y negocios lícitos, sin más restricciones que las impuestas por la legislación aplicable.


Artículo 8. Reglas básicas para la determinación de los beneficiarios

La elección de los beneficiarios la ha de llevar a cabo el Patronato, de acuerdo con los principios de imparcialidad y no-discriminación, según su buen entender, atendiendo siempre al espíritu de la Carta Fundacional, y en la forma que libremente determine.

Nadie, ni individual ni colectivamente podrá imponer al Patronato la atribución de los beneficios de la Fundación a personas determinadas.

En particular, los destinatarios principales de las ayudas y actividades de la Fundación son: todas aquellas personas físicas –a título enunciativo y no limitador: estudiantes, familias, profesores y profesionales- y jurídicas que se propongan alcanzar alguno de los objetivos relacionados, directa o indirectamente, con el modelo educativo objeto de la fundación, con una consideración especial de aquellas que pertenecen a países en vías de desarrollo.

La Fundación difundirá los proyectos y actividades que desarrolle o en los que colabore, así como las convocatorias de ayuda, por los medios que crea convenientes.


CAPÍTULO III. Régimen económico


Artículo 9. Patrimonio de la Fundación y actividades económicas

El patrimonio de la Fundación queda vinculado al cumplimiento de los fines fundacionales. El patrimonio está integrado:

  • por la dotación inicial que consta en la carta fundacional.
  • por todos los bienes, muebles e inmuebles, y derechos de contenido económico que acepte y reciba la Fundación con la finalidad de incrementar la dotación, y que pueden estar radicados en cualquier sitio, y
  • por todos los rendimientos, frutos, rentas y productos, y los otros bienes incorporados al patrimonio de la Fundación para cualquier título o concepto.

Artículo 10. Actas de disposición

10.1. La alienación, el gravamen o cualquier otro acto de disposición de los bienes y derechos que integren el patrimonio fundacional se debe hacer a título oneroso y respetando las condiciones de los fundadores o de los donantes de estos bienes. En cualquier caso, el importe obtenido se debe reinvertir en la adquisición de otros bienes y derechos que se subroguen en lugar de los alienados o en la mejora de los bienes de la Fundación aplicando el principio de subrogación real.

10.2. La Fundación otorgará discrecionalmente sus beneficios en aquellas actividades o a aquellas personas o entidades que, exclusivamente según el parecer del patronato, sean merecedores, (todo eso sin el perjuicio de los criterios objetivos que se establecen en las convocatorias de ayudas, selección de proyectos, contratación, etc. que contarán en cada caso con la difusión necesaria).

10.3. Si se dan circunstancias excepcionales que impiden cumplir totalmente o parcialmente el deber de reinversión, el patronato, antes de llevar a cabo el acto de disposición, debe presentar una declaración responsable al protectorado en el que haga constar que se dan estas circunstancias y tiene que aportar un informe suscrito por técnicos independientes que acredite la necesidad del acta de disposición y las razones que justifiquen la no-reinversió. También debe justificar la destinación que se dé al producto que no se reinvierta, que tiene que estar siempre dentro de las finalidades de la fundación.

10.4. La necesidad y la conveniencia de las operaciones de disposición o gravamen directo o indirecto tienen que estar justificadas y acreditadas documentalmente. El Patronato, antes de hacer los actos de disposición, tiene que contar con la información adecuada para tomar la decisión de manera responsable.

10.5. Se requiere previa autorización del Protectorado para hacer actas de disposición, gravamen o administración extraordinaria en los casos siguientes:

  • si el donante lo ha exigido expresamente,
  • si lo establece una disposición estatutaria,
  • si los bienes o derechos objeto de disposición se han recibido de instituciones públicas o se han adquirido con fondos públicos.

10.7. El Patronato puede hacer, siempre que sea necesario y de conformidad con lo que aconseje la coyuntura económica y la legislación vigente, las modificaciones convenientes tanto del capital fundacional como en las inversiones del patrimonio fundacional.

10.8. Para la realización de actas de disposición sobre los bienes y derechos que constituyen el patrimonio fundacional y para la aceptación de herencias, legados u otros bienes y derechos susceptibles de integrar el capital fundacional, se exige el voto favorable del Patronato con la mayoría de dos tercios del número total de patronos y el cumplimiento de los requisitos legalmente previstos. 10.9. Cuando las actas de disposición, alienación o gravamen requieran la adopción de una declaración responsable se necesitará el voto favorable de dos tercios del número total de patronos, sin computar los que no puedan votar por razón de conflicto de intereses con la fundación.


Artículo 11. Régimen contable

La Fundación tiene que llevar un libro diario y un libro de inventario y de cuentas anuales.

El Patronato de la Fundación debe hacer el inventario y formular las cuentas anuales de manera simultánea y con fecha del día de cierre del ejercicio económico, de conformidad con los principios de contabilidad generalmente admitidos y con las disposiciones que en cada caso sean aplicables.

El ejercicio se debe cerrar el 31 de diciembre de cada año.

11.3. Las cuentas anuales forman una unidad y están integradas por:

  • el balance de situación,
  • la cuenta de resultados,
  • la cuenta de estado de situación de cambios en el patrimonio neto,
  • la cuenta de estado de situación de flujos en efectivo y
  • la memoria, en la qe se debe completar, ampliar y comentar la información contenida en el balance y en la cuenta de resultados, y se tienen que detallar las actuaciones realizadas en cumplimiento de las finalidades fundacionales y concretar el nombre de los beneficiarios y los servicios que estos han recibido, como también los recursos procedentes de otros ejercicios pendientes de destino, si hay, y las sociedades participadas mayoritariamente, con indicación del porcentaje de participación.

11.4. La información sobre las declaraciones responsables y sobre la perfección de las actas o contratos de los que son objeto debe formar parte del contenido mínimo de la memoria de las cuentas anuales.

11.5. El Patronato debe aprobar dentro de los seis meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio las cuentas anuales, las cuales debe presentar en la forma prevista legalmente en el Protectorado de la Generalitat de Catalunya para su depósito en el término de 30 días a contar desde su aprobación.

11.6. El Patronato debe aprobar y presentar, en relación con las inversiones financieras temporales que realice en el mercado de valores, un informe anual sobre el grado de cumplimiento del código de conducta que deben seguir las entidades sin ánimo de lucro, de conformidad con la normativa vigente o con lo que disponga la autoridad reguladora.

11.7. Las cuentas anuales deben someterse a una auditoría externa cuando se den las circunstancias legalmente previstas.

Aunque no se produzcan las circunstancias legalmente previstas para que las cuentas se deban someter a una auditoría, si una tercera parte de los patronos la pide por razones justificadas, porque considera que hay alguna circunstancia excepcional en la gestión de la Fundación que aconseja que se lleve a cabo, se debe convocar una reunión del Patronato en el término máximo de dos meses a contar desde la petición, con el fin de acordar de forma motivada la realización o no-realización de la auditoría de cuentas solicitada. Si no se convoca el Patronato en el plazo indicado o si, una vez convocado con esta finalidad, se acuerda no llevar a cabo la auditoría, los patronos interesados pueden dirigir su petición al Protectorado, de acuerdo con lo que establece el Código Civil de Catalunya.


Artículo 12. Recursos anuales

Los recursos económicos anuales de la Fundación debe estar integrados por:

  • las rentas y rendimientos producidos por el activo,
  • los saldos favorables que puedan resultar de las actividades fundacionales y,
  • las subvenciones y otras liberalidades recibidas con esta finalidad que no tengan que incorporarse al patrimonio fundacional.

Artículo 13. Aplicación obligatoria

La Fundación debe destinar al cumplimiento de los fines fundacionales al menos el setenta por ciento de las rentas y otros ingresos netos anuales obtenidos. El resto lo debe destinar o bien al cumplimiento diferido de las finalidades o bien al incremento de sus fondos propios. El Patronato debe aprobar la aplicación de los ingresos.

Si la Fundación recibe bienes y derechos sin que se especifique el destino, el Patronato debe decidir si tienen que integrar la dotación o deben aplicarse directamente en la consecución de los fines fundacionales.

La aplicación del setenta por ciento de los ingresos en el cumplimiento de las finalidades fundacionales, se debe hacer efectiva en el plazo de cuatro ejercicios a contar desde el inicio del siguiente al de la acreditación contable.


Artículo 14. Gastos de funcionamiento

Los gastos derivados del funcionamiento del Patronato y de sus órganos delegados, sin contar a este efecto el coste de las funciones de dirección o gerencia, no pueden ser superiores al 15% de los ingresos netos obtenidos durante el ejercicio.


Artículo 15. Participación en sociedades

La Fundación puede constituir sociedades y participar en ellas sin necesidad de autorización previa, excepto que eso comporte la asunción de responsabilidad personal por las deudas sociales.

La Fundación debe comunicar al Protectorado en el plazo de 30 días la adquisición y pertenencia de acciones o participaciones sociales que le confieran, directa o indirectamente, el control de sociedades que limiten la responsabilidad de los socios.

En todo caso, el ejercicio por parte de la Fundación de tareas de administración de sociedades debe ser compatible con el cumplimiento de los fines fundacionales.


CAPÍTULO IV. Organización y funcionamiento


Artículo 16. El Patronato

El Patronato es el órgano de gobierno y de administración de la Fundación, la representa y gestiona, y asume todas las facultades y funciones necesarias para la consecución de los fines fundacionales.


Artículo 17. Composición del Patronato y requisitos por ser miembro

El Patronato es un órgano colegiado integrado por personas físicas o jurídicas y constituido por un mínimo de tres miembros y un máximo de quince miembros.

Podrá ser miembro del Patronato cualquier persona física con capacidad de obra plena; que no se encuentre inhabilitada o incapacitada para ejercer funciones o cargos públicos o para administrar bienes y no haya sido condenada por delitos contra el patrimonio o contra el orden socio-económico o por delitos de falsedad.

Las personas jurídicas deben estar representadas en el Patronato, de una manera estable, por la persona en la que recaiga esta función de acuerdo con las normas que las regulen, o por la persona que designe a este efecto el correspondiente órgano competente.


Artíulo 18. Designación, renovación y ejercicio del cargo

El primer Patronato se debe designar en la carta fundacional. Los nombramientos de nuevos patronos y el cubrimiento de vacantes deben ser acordados por el Patronato con la mayoría exigida en el artículo 26.

Los patronos ejercen sus cargos durante un período de seis años, y son reelegibles indefinidamente por períodos de tiempo de igual duración.

Los patronos que por cualquier causa cesen antes de cumplir el período para el que fueron designados, podrán ser sustituidos por nombramiento del Patronato. La persona sustituta será designada por el tiempo que falte para que expire el mandato del patrono sustituido, pero podrá ser reelegida por los mismos períodos establecidos para el resto de los miembros.

Los miembros del Patronato entran en funciones después de haber aceptado expresamente el cargo mediante alguna de las formas establecidas en la legislación aplicable.


Artículo 19. Gratuidad

Los patronos ejercen el cargo gratuitamente, sin perjuicio del derecho a ser reembolsados de los gastos debidamente justificadas y a la indemnización por los daños que les ocasione el desarrollo de las funciones propias del cargo.


Artículo 20. Facultades y delegación de funciones

Corresponden al Patronato todas las facultades que tiene estatutariamente atribuidas y, en general, las que requiera para la consecución de los fines fundacionales, sin más excepciones que las establecidas en la legislación aplicable y en estos estatutos.

Con carácter puramente enunciativo y no limitativo, serán atribuciones y facultades del Patronato:

  • Hacer cumplir la voluntad de los Fundadores y de los Estatutos de la Fundación, organizar y dirigir su funcionamiento interno y externo, aprobar la plantilla de su personal y de sus reglamentos.
  • Ostentar la suprema representación de la Fundación en todo tipo de relaciones, actas y contratos y ante el Estado, Entidades Autónomas, Provincia, Municipio, Autoridades, Centros y dependencias de la Administración, Juzgados, Tribunales, Magistraturas, Corporaciones, Organismos, sociedades, personas jurídicas y particulares, ejerciendo todos los derechos, acciones y excepciones, bueno y siguiendo por cada uno de ellos sus trámites, instancias, incidencias y recursos así como procedimientos, expedientes, reclamaciones y juicios que sean competencia o interesen a la Fundación, pudiendo otorgar los poderes necesarios.
  • Cambiar la dirección de la Fundación.
  • Determinar el número de sus miembros.
  • Nombrar o separar libremente el personal administrativo, auxiliar, subalterno o de un otro tipo y marcar los sueldos que les corresponda, honorarios y gratificaciones sin ninguna formalidad más que las que discretamente indique para cada caso.
  • Conservar con diligencia los bienes que son propiedad de la Fundación.
  • Aceptar las adquisiciones de bienes y derechos para la Fundación.
  • Efectuar todo tipo de actas y contratos de adquisición, posesión, administración, alienación y gravamen sobre bienes muebles e inmuebles; incluso los relativos a constitución, modificación y cancelación total o parcial de hipotecas, redención y liberación de derechos reales y otras actas de riguroso dominio.
  • Cobrar y percibir las rentas, frutos, dividendos, intereses, utilidades y cualquier otro producto y beneficio de los bienes de la Fundación.
  • Efectuar todos los pagos necesarios, incluso los dividendos pasivos, y los de los gastos precisos para recaudar, administrar y proteger los fondos con los que cuenta en cada momento la Fundación.
  • Efectuar las modificaciones en el capital fundacional a las que se refiere el artículo 20 de estos Estatutos, así como en su patrimonio, con la finalidad de que sean adaptados a la coyuntura económica.
  • Ejercer directamente, o mediante los representantes que designe, los derechos de carácter político y económico que corresponda a la Fundación, como titular de acciones y de otros valores mobiliarios de su pertenencia; y en este sentido, concurrir, deliberar y votar, para bien, en las Juntas Generales, Asambleas, Sindicatos, Asociaciones y otros organismos de las respectivas compañías o entidades emisoras, ejercitando todas las facultades jurídicas, atribuidas a dicho titular, bueno y concertando, otorgando y suscribiendo las actas, contratos, convenios, proposiciones y documentos que juzgue convenientes.
  • Ejercer en general todas las funciones de administración, conservación, custodia y defensa de los bienes de la Fundación.
  • Vigilar, directamente o mediante otras personas que hayan sido delegadas, la acertada aplicación de las inversiones acordadas y dirigir, regular e inspeccionar todos los servicios que sean creados para las finalidades fundacionales, así como su funcionamiento y administración.
  • Delegar alguna o algunas de las facultades precedentes, conforme a la Ley, siempre que lo juzgue oportuno, en una o varias personas, que actuarán con la denominación que les haya sido asignada en dicho nombramiento y que en caso de funcionar de forma colegiada lo harán bajo el nombre de “Comité Ejecutivo”, otorgando y revocando, a este efecto, los poderes adecuados.
  • Aprobar los presupuestos ordinarios y extraordinarios de la Fundación y sus liquidaciones, así como las cuentas anuales.
  • Modificar los presentes estatutos con el objetivo de hacer mejor el cumplimiento de la voluntad de los Fundadores informando al Protectorado.
  • Todo el resto de facultades y funciones que los Estatutos le atribuyan, o resulten propias del Patronato o que le sean inherentes, considerado como el órgano supremo de autoridad y representación de la Fundación.

El Patronato puede delegar sus funciones de conformidad con estos estatutos y la legislación aplicable. En todo caso, son indelegables y corresponden al Patronato con carácter exclusivo las facultades siguientes:

  • La modificación de los estatutos.
  • La fusión, la escisión o la disolución de la Fundación.
  • La elaboración y la aprobación del presupuesto y de los documentos que integran las cuentas anuales.
  • Las actas de disposición sobre bienes que, en conjunto o individualmente, tengan un valor superior a un 20% del activo de la Fundación, excepto que se trate de la venta de títulos de valor con cotización oficial por un precio que sea al menos el de cotización. De la misma manera, se pueden hacer apoderamientos para otorgar el acta correspondiente a las condiciones aprobadas por el Patronato.
  • La constitución o la dotación de otra persona jurídica.
  • La fusión, la escisión y la cesión de todos o de una parte de los activos y los pasivos.
  • La disolución de sociedades o de otras personas jurídicas.
  • Los que requieran la autorización o aprobación del Protectorado o la adopción de una declaración responsable.
  • La adopción y formalización de las declaraciones responsables.

Lo que dispone este artículo se debe entender sin perjuicio de las autorizaciones del Protectorado que sean necesarias o de las comunicaciones que se le hayan de hacer de conformidad con la legislación vigente.


Artículo 21. Régimen de convocatoria

21.1. El Patronato se reúne en sesión ordinaria al menos dos veces al año, y una de ellas obligatoriamente durante el primer semestre del año natural con la finalidad de aprobar las cuentas anuales del ejercicio anterior.

Se debe reunir en sesión extraordinaria, previa convocatoria y a iniciativa de su presidente/a, tantas veces como este/a lo considere necesario para el buen funcionamiento de la Fundación. También se debe reunir cuando lo solicite una cuarta parte de sus miembros, y en este caso la reunión se tendrá que hacer dentro de los treinta días siguientes a la solicitud.

21.2. El Patronato se puede reunir excepcionalmente mediante videoconferencia, multiconferencia o cualquier otro sistema que no implique la presencia física de los patronos. En estos casos es necesario garantizar la identificación de los asistentes a la reunión, la continuidad en la comunicación, la posibilidad de intervenir en las deliberaciones y la emisión del voto. La reunión se debe celebrar en el lugar donde se encuentre el presidente. En las reuniones virtuales se deben considerar patronos asistentes aquellos que hayan participado en la multiconferencia y/o videoconferencia. La convocatoria de las reuniones corresponde al presidente y tiene que contener el orden del día de todos aquellos asuntos que se deben tratar en la reunión, al margen de los cuales no se podrán realizar acuerdos válidos.

21.3. La reunión se debe convocar al menos con siete días de antelación respecto a la fecha prevista para que tenga lugar, expresando los contenidos a tratar en la reunión y el lugar de la celebración. Se podrá también determinar la fecha y el lugar de la reunión en segunda convocatoria, si no hubiera el quorum necesario a la primera.

21.4. Acuerdos sin reunión: De forma excepcional, se podrán adoptar acuerdos mediante la emisión del voto por correspondencia postal, comunicación telemática o cualquier otro medio, siempre que queden garantizados los derechos de información y de voto, que quede constancia de la recepción del voto y que se garantice la autenticidad. Entendiendo que el acuerdo se adopta en el lugar del domicilio de la persona jurídica y en la fecha de recepción del último de los votos válidamente emitidos.


Artículo 22. Cargos

El Patronato nombrará un presidente o presidenta y un secretario o secretaria que podrá no tener la condición de patrono. Los patronos que no ocupen ninguno de estos cargos tienen la condición de vocales.


Artículo 23. El presidente o presidenta

El presidente/a y, en su ausencia, el vicepresidente/a tienen las facultades siguientes:

  • Representar institucionalmente la Fundación.
  • Ordenar la convocatoria, fijar el orden del día y presidir, suspender y levantar les sesiones del Patronato, así como dirigir las deliberaciones.
  • Decidir con su voto de calidad el resultado de las votaciones en caso de empate.
  • El resto de facultades indicadas en estos estatutos y aquellas que le sean expresamente encomendadas por el Patronat, de acuerdo con lo que previene la normativa aplicable.

Artículo 24. El secretario o secretaria

El secretario/a convoca, en nombre del presidente/a, las reuniones del Patronato y presenta las actas, conserva el libro de actas y entrega los certificados con el visto bueno del presidente/a o por orden, en su ausencia, del vicepresidente/a.

Así mismo ejerce las otras funciones que son inherentes a su cargo y que le atribuyen estos estatutos.


Artículo 25. Manera de deliberar y adoptar acuerdos

El Patronato queda válidamente constituido en primera convocatoria cuando asistan a la reunión, en persona o representados en la forma legalmente permitida, la mitad más uno de los patronos y en segunda convocatoria es necesaria la asistencia de una cuarta parte de sus miembros. Con el objetivo de que sea válida la constitución de las reuniones del Patronato deberán asistir, como mínimo, dos patronos en las dos convocatorias.

Los miembros del Patronato pueden delegar por escrito a favor de otros patronos su voto respecto a actuaciones concretas. Si un patrono lo es porque tiene la titularidad de un cargo de una institución, puede actuar en nombre suyo la persona que pueda sustituirle según las reglas de organización de la misma institución.

Cada patrono tiene un voto y los acuerdos se adoptan por mayoría de votos de los asistentes, presentes y representados, en la reunión. En caso de empate decide el voto de calidad del presidente/a.

El director/a, si no es patrono, puede asistir con voz pero sin voto a las reuniones del Patronato cuando le convocan. Si tiene la condición de patrono, puede asistir con voz y voto.

El Patronato también puede invitar a asistir a las reuniones, con voz y sin voto, a las personas que considere conveniente. También pueden asistir a estas reuniones, con voz y sin voto, las personas que el Patronato considere conveniente invitar a las mismas.


Artículo 26. Mayoría cualificada

Será necesario el voto favorable de la mayoría absoluta de los patronos asistentes, presentes y representados, para la adopción de los siguientes acuerdos, especialmente relevantes para la fundación:

  • La modificación de la finalidad de la fundación.
  • La escisión, fusión o disolución de la fundación.
  • Los nombramientos de nuevos patronos y el cubrimiento de vacantes.
  • La modificación de los presentes Estatutos.

I la adopción de declaraciones responsables por el patronato debe ser acordada con el voto favorable de dos tercios del número total de patronos, sin computar los que no puedan votar por razón de conflicto de intereses con la fundación. En el acta de la reunión y en los certificados que dejen constancia de estos acuerdos se debe hacer constar el sentido del voto de los patronos.


Artículo 27. De las actas

De cada reunión, el secretario/a tiene que levantar el acta correspondiente, que debe incluir la fecha, el lugar, el orden del día, las personas asistentes, un resumen de los asuntos tratados, las intervenciones de lo que se haya solicitado -que quede constancia- y los acuerdos adoptados, con indicación del resultado de las votaciones y de las mayorías.

Las actas deben ser redactadas y firmadas por el secretario/a con el visto bueno del presidente/a y pueden ser aprobadas por el Patronato justo después de haberse realizado la sesión correspondiente o bien en la próxima reunión. No obstante, los acuerdos tienen fuerza ejecutiva desde su adopción, excepto si se prevé expresamente, en los estatutos o a la hora de adoptar el acuerdo, que no son ejecutivos hasta la aprobación del acta. Si son de inscripción obligatoria, tienen fuerza ejecutiva desde el momento de la inscripción.

La Fundación debe llevar un libro de actas en el que consten todas las que hayan sido aprobadas por el Patronato.


Artículo 28. Conflicto de intereses

Con el objetivo de evitar conflictos entre el interés de la fundación y los intereses personales o profesionales de los patronos, las personas con funciones de dirección o los empleados de la fundación, se establecen como normas de conducta las siguientes:

Los patronos y las personas indicadas en el artículo 312-9.3 del libro tercero del Código Civil de Cataluña, deben abstenerse de participar en todo tipo de negocios y actividades financieras que puedan comprometer la objetividad en la gestión de la Fundación.


Artícule 29. Cese

1. Los patronos cesan en el cargo por las causas siguientes:

  • Muerte o declaración de ausencia, en el caso de las personas físicas, o extinción, en el caso de las personas jurídicas.
  • Incapacidad o inhabilitación.
  • Cese de la persona en el cargo por razón del cual formaba parte del Patronato.
  • Finalización del término del mandato, salvo que se renueve.
  • Renuncia notificada al Patronato.
  • Expulsión de un patrón por el Patronato con la mayoría requerida en el artículo 26.
  • Sentencia judicial firme que estime la acción de responsabilidad por daños a la Fundación o que decrete la remoción del cargo.
  • Las otras que establecen la ley o los estatutos.

2. La renuncia al cargo de patrono debe constar de cualquiera de las formas establecidas para la aceptación del cargo, pero sólo produce efectos ante terceros cuando se inscribe en el Registro de Fundaciones.


CAPÍTOL V. Regulació d’altres òrgans. Composició i funcions


Artículo 30. El director o directora general

El Patronato puede nombrar un director o directora que desarrolle la dirección ejecutiva de la Fundación. Este cargo puede ser ocupado por un patrono, en el caso de que la relación laboral o profesional se deba articular mediante un contrato que determine claramente las tareas laborales o profesionales que se retribuyen, las cuales deben ser diferentes de las propias del cargo de patrono.

El cargo de director/a es retribuido, en los términos que se consideren adecuados a la naturaleza y a la representatividad propias del cargo y a sus funciones.

Cuando no es patrono, el director/a asiste a todas las reuniones del Patronato a las que se le convoca y puede intervenir con voz pero sin voto.


Artículo 31. Comités de desarrollo

El patronato constituirá comités de desarrollo, tanto geográfico como por proyectos, con el fin de impulsar las diferentes áreas de actuación de la fundación. Cada comité estará constituido en la forma que determine el patronato y gozará de las funciones y las facultades que, en cada caso, establezca el patronato.


CAPÍTOL VI. Modificacions estatutàries i estructurals i dissolució


Artículo 32. Modificaciones estatutarias y estructurales y disolución

El Patronato, mediante un acuerdo adoptado de conformidad con lo establecido en el artículo 26 de estos estatutos y la normativa aplicable, y previa convocatoria expresa, puede modificar los estatutos, acordar la fusión, la escisión o la disolución o extinción de la Fundación, con la autorización del Protectorado de acuerdo con la legislación aplicable.


Artículo 33. Causas de disolución

La Fundación se disolverá por las causas siguientes:

  • Cumplimiento íntegro de la finalidad para la cual se ha constituido o imposibilitado alcanzarla, salvo que sea procedente modificarla y que el Patronato acuerde la modificación.
  • Ilicitud civil o penal de sus actividades o finalidades declarada por una sentencia firme.
  • Obertura de la fase de liquidación en el concurso.
  • Las otras que establecen la ley o los estatutos.

Artículo 34. Procedimiento de disolución y destino de su patrimonio

El Patronato, con el objetivo de llevar a cabo la liquidación del patrimonio fundacional, optará por uno de los sistemas de liquidación previstos en el Código civil de Cataluña: liquidación de los activos y pasivos y cesión global, correspondiendo al Patronato optar por uno u otro en el momento de realizar la liquidación. Y una vez optado, nombrará una comisión liquidadora con los poderes precisos con el objetivo de cumplir aquellas funciones.

Sistemas de liquidación aplicables:

A) Liquidación de los activos y pasivos

  • La disolución de la Fundación requiere el acuerdo motivado del Patronato adoptado de conformidad con lo establecido en el artículo 26 de estos estatutos y lo debe aprobar el Protectorado.
  • La disolución de la Fundación comporta su liquidación, que tienen que llevar a cabo el Patronato, los liquidadores, si hay, o, subsidiariamente, el Protectorado. El patrimonio permanente se debe adjudicar a otras fundaciones o entidades sin ánimo de lucro con finalidades análogas a las de la Fundación o bien a entidades públicas. En todo caso, las entidades destinatarias del patrimonio deben ser entidades beneficiarias del mecenazgo de acuerdo con la legislación fiscal vigente.
  • La adjudicación o la destinación del patrimonio permanente ha de ser autorizada por el Protectorado antes de que se ejecute.

B) Cesión global

  • La disolución de la Fundación requiere el acuerdo motivado del Patronato adoptado de conformidad con lo establecido en el artículo 26 de estos estatutos y debe ser aprobada por el Protectorado.
  • La disolución de la Fundación abre el período de liquidación, la cual han de llevar a cabo el Patronato, los liquidadores, si hay, o, subsidiariamente, el Protectorado. La extinción determina la cesión global de todos los activos y los pasivos de la Fundación. Esta cesión global, una vez determinados el activo y el pasivo, se debe publicar en los términos exigidos por la normativa vigente y, con la autorización previa del Protectorado, se debe adjudicar el patrimonio a otras fundaciones o entidades sin ánimo de lucro con finalidades análogas a las de la Fundación o bien a entidades públicas. En todo caso, las entidades destinatarias del patrimonio deben ser entidades beneficiarias del mecenazgo de acuerdo con la legislación fiscal vigente.
  • Si no se puede hacer una cesión global, hay que proceder a la liquidación de los activos y los pasivos, y al haber que como resultado se le debe dar a la aplicación establecida en el apartado 2.

Descargar PDF Descarregar pdf